Nuestro primer servicio

(por Erick Alejos)

Recién empezábamos, muy pocas empresas nos conocían y tuvimos la oportunidad de realizar un trabajo de cableado estructurado a una de las más representativas del país. Proveedores ya homologados estimaban 2 o 3 semanas para concluir el trabajo. Nosotros queríamos demostrar que teníamos la capacidad para mejorar esos tiempos, tomando en cuenta que el cliente lo necesitaba ¡para ayer!, una frase ahora célebre. Nuestra propuesta era ambiciosa, nos comprometimos a terminar el trabajo en 3 días, un fin de semana. Todos se preguntaban: ¿y ahora cómo lo hacemos? El cliente nos había dado su aprobación, el compromiso era más que claro. Reuní a mi equipo y preparamos una estrategia, trabajaríamos en tres turnos durante 2 días seguidos; tomen en cuenta que el tercer día era solo para pruebas. El primer día fue exitoso, cumplimos con el avance esperado. El segundo día era Domingo y nos encontramos con una gran sorpresa: todos los cables del cuarto de cómputo habían sido cortados en el extremo, eliminando la identificación que habíamos dejado. No hubo tiempo para buscar culpables, el sabotaje era inminente. El equipo trabajó sin detenerse, los procedimientos seguidos fueron aliados para salir adelante. Finalmente, el día Lunes se entregó el trabajo con un retraso de 30 minutos; el cliente quedó sorprendido y satisfecho con el despliegue y el grado de responsabilidad que mostró la organización. Esto nos muestra lo importante que es cumplir con los procedimientos.